Click para agrandar
Situación portada de San Jerónimo

    PORTADA DE SAN JERÓNIMO

De mayor calidad artística es la portada de San Jerónimo que rompe la austeridad decorativa de la fachada norte.

Su nombre parece haberlo recibido del altar que San Jerónimo tenía dedicado en ese mismo lugar en el interior catedralicio.

Los dos cuerpos de que consta corresponden a distintos estilos y épocas, siendo el superior más antiguo (gótico de 1520) mientras el bajo es de estilo renacentista (año 1559).

En el tímpano preside la puerta con una representación de la coronación de la Virgen asistida por los Santos Emeterio y Celedonio.

Llamada también "Puerta de Fosal" porque antiguamente presidía el cementerio de la Catedral, en ella están representados dos ángeles trompeteros anunciando la Resurrección de los Muertos.

Click para agrandar
Portada de San Jerónimo

El segundo cuerpo, el más antiguo, consta de una serie de arcos levemente apuntados a modo de cuatro arquivoltas que cobijan el tímpano y descansan directamente sobre el entablamento que remata el primero. Entre las arquivoltas y en el tímpano se dispone una rica decoración en relieve. En las figuras de la arquivolta exterior y las del tímpano se concentra el programa iconográfico de la portada.

Click para agrandar
Tímpano

En el tímpano, sobre fondo neutro, hay un grupo casi de bulto redondo, que forma una escena única, característica de la etapa final del gótico, relativa a la Gloria de la Virgen, con los Santos Mártires Emeterio y Celedonio a los lados. Las figuras, ordenadas simétricamente, se adaptan al marco arquitectónico gótico. La Virgen, situada en el centro, destaca sobre las demás al ser de mayor tamaño que las de los Santos, subrayando así que es la figura más importante, tratamiento escultórico que muestra una clara reminiscencia medieval.

La Virgen está sentada en el trono, con el Niño sobre su rodilla izquierda y un libro abierto en la derecha, que sujeta con una mano y al que el Niño señala con su dedo, dirigiendo ambas figuras su mirada hacia él. La Virgen aparece coronada por dos ángeles adolescentes, cuyas túnicas indican su actitud de vuelo.

Sobre la Virgen una concha venerada de estilo renacentista sirve de dosel, así como de apoyo a un ángel músico, que refuerza la idea de la Gloria transmitida por el conjunto.

En el apuntamiento del arco, en el eje central de la composición se encuentra la Resurrección de Cristo, que está de pie, superpuesto a las dos arquivoltas en sentido radial, por delante del mismo sepulcro. Además de esta figura, y según los cánones del gótico tradicional, hay seis santos en el sentido de la dirección que marcan los arcos, tres de ellos a cada lado de Cristo, que se alternan con igual número de ángeles.

Los santos son, de abajo a arriba y de izquierda a derecha, Margarita de Antioquía, Catalina de Alejandría, Lucía, Isabel de Hungría, Perpetua y Felicidad.

Por las especiales características que reflejan las figuras, el grupo se atribuye a Felipe VIGARNY. Concretamente, se puede encuadrardentro de su obra escultórica del periodo anterior a 1.520, marcado por la inexpresividad de las tallas que se muestran impasibles, severas y casi iguales. Con ropas de pliegues secos y angulosos, abultadas y sin reflejo de la belleza italiana con un canon que se acercaba al clásico.

Los ángeles trompeteros de las enjutas están representados como adolescentes vestidos pero descalzos. Llevan una túnica recogida en la cintura, constituyendo así 'magnificas e italianas figuras de ángeles' en relieve muy plano, muy bien conseguidas, con la gracia y movimientos clásicos, y con vestimenta muy elegante cuyo plegado se ajusta al cuerpo. La dirección del ropaje y del cabello ondulado hacia atrás y cuerpo hacia delante, refleja el movimiento suspensivo de los ángeles. Se encuentran representados como ángeles fuertes, con marcadas líneas en la musculatura de sus brazos y piernas, lo que (además de denotar un detallado estudio de la anatomía humana) hace eco del esfuerzo continuado de soplar la trompeta. Su actitud dinámica contrasta con el goticismo de las figuras de las arquivoltas así como con la concepción de toda figura de canon esbelto.

El primer cuerpo de la portada de San Jerónimo es de diferente estilo, como ya se ha indicado. Se reconstruyó a mediados del siglo XVI, concretamente en 1559, con una organización renacentista que está concebida como un arco de triunfo de dos arcos escarzanos de doble arquivolta (reminiscencia gótica).

Toda la estructura hace gala de una ornamentación pagana de grutescos y figuras alegóricas que representan animales, cabezas de caballos, aves serpientes, demonios, dragones caballos alados, centauros, aves con cabeza de serpiente, monstruos de dos cabezas así como vegetales guirnaldas y frutos. En la arquivolta exterior del arco izquierdo hay una pequeña cartela que contiene la leyenda 'IRA' y en el friso sobre las claves de los vanos unos cuervos regresan con unas cartelas que portan las siguientes inscripciones: La de la izquierda 'ANNO DNI 1559' y la correspondiente sobre el arco derecho 'MEMORAR NOVISSIMA TVA'.

Las figuras alegóricas identificadas de derecha a izquierda del espectador son:

1.- El amor virtuoso sometiendo a Cupido, situado en la pilastra exterior del arco izquierdo. Su iconografía se inspira en 'que el virtuoso amor vence a Cupido' o 'tema de la razón o verdadero amor sometiendo a los sentidos o amor mundano'.

2.- Entre los motivos ornamentales del arco hay representaciones de las virtudes, la Fortaleza como Marte y la Esperanza con una iconografía netamente italiana.

3.- En la pilastra central hay otras dos alegorías casi completamente perdidas a causa del mal estado de la piedra. Se trata de la Verdad y la Virtud en su triunfo sobre el Vicio.

4.- La Fortuna está representada como una bella joven semidesnuda que utiliza un paño a modo de velo agitado en el aire sobre ella. Sujeta en su mano izquierda el cuerno de la abundancia y se apoya sobre una rueda y un barco. La Fortuna se encuentra en la pilastra exterior a la derecha del espectador.

5.- En la misma pilastra y también a nuestra derecha ilustra el Rapto de Ganímedes según el modelo de MIGUEL ANGEL, de fines de 1532. Está representado en el momento en que el águila, ave favorita de Zeus (lo que explica su elección para este encargo), coge entre sus garras al adolescente y se lo lleva por los aires. El significado iconográfico del conjunto en el siglo XVI era 'El hombre prudente y virtuoso que llega a Dios por medio de la sabiduría'.

Remata la portada a modo de ático un fuerte entablamento que apoya en las columnas jónicas que enmarcan el segundo cuerpo.

La portada de San Jerónimo tiene gran importancia por cuanto representa varias etapas artísticas del siglo XVI, a pesar de su evidente retraso la aceptación de los motivos renacentistas italianos. En ella conviven dos lenguajes diferentes: el tradicional (cristiano) y el moderno (pagano) con el objetivo de transmitir el mensaje iconográfico cristiano de los dos cuerpos, que contrastan entre si tanto por su estructura como por su composición.

Primera Anterior
Arriba